Energía y Espiritualidad

Versión para impresiónVersión PDF

Conocimos sobre proyectos de energía solar en la sección de Ciencia de este capítulo. Aquí hay un ejemplo de la empresa Abengoa Solar en Andalucía, España..Esta torre de energía solar recibe rayos de Sol concentrados desde 624 espejos apuntados hacia ella colocados en el suelo. La torre de 115 metros (377 pies) utiliza esta energía para impulsar una turbina de vapor. La turbina, a su vez, mueve un generador que produce electricidad.1

Vimos en la sección de Ciencia que la energía se entiende como la capacidad de hacer trabajo. Otra palabra relacionada con la energía es “potencia”. En física, la potencia se mide en términos de la velocidad a la que se realiza el trabajo. Su medición o tasa está determinada por la cantidad de energía que consume una cierta cantidad de trabajo durante un período de tiempo determinado. La energía solar, por ejemplo, es el “trabajo” que puede realizar la energía del Sol después de que se convierta en electricidad.

En varios idiomas, la palabra “potencia” también se usa frecuentemente como un adjetivo descriptivo. La gente habla de una emoción potente, una obra de arte potente o un ejército potente. Estos usos de la palabra se basan en la idea básica de que algo es potente cuando es fuerte y lleno de energía, cuando “funciona”.

En esta sección exploramos brevemente cómo las personas han relacionado la energía natural y la energía espiritual, tanto literal como figurativamente, en diversas tradiciones religiosas del mundo. Comenzamos con las preguntas planteadas al final del estudio de caso de este capítulo:

  • ¿Qué ejemplos en las religiones del mundo muestran un vínculo entre la energía espiritual y las energías de la naturaleza?
  • ¿Cuáles son algunas de las energías “internas” que los seres humanos experimentan como espiritualmente poderosos en sus vidas?
  • ¿Cómo están estas energías relacionadas con las energías del mundo natural?
  • ¿Percibes alguna relación entre tu energía interior y la energía del mundo natural?

Naturaleza, Energía y Espiritualidad

Muchas tribus indígenas de las llanuras norteamericanas consideran al South Dakota's Bear Butte un sitio sagrado, un lugar donde la energía espiritual fluye a través de la naturaleza.1

A lo largo de la historia de diferentes culturas, las personas a menudo han usado las palabras “energía” y “poder” para describir su experiencia de dios, dioses u otras fuerzas espirituales. Algunas culturas antiguas, así como las contemporáneas, identifican al ser de Dios con la energía natural, como el Sol, el viento, los rayos o las erupciones volcánicas. En el próximo Capítulo del Agua, por ejemplo, veremos cómo algunos pueblos indígenas creen que el agua que fluye es una forma de energía espiritual.

Para millones de personas en todo el mundo, la energía espiritual viene a través de una experiencia interna de la mente, el corazón y el cuerpo.1

Otras culturas entienden las energías naturales como expresiones de Dios, más que como el ser de Dios mismo. Por ejemplo, en las culturas influenciadas por el cristianismo, Dios es considerado como el creador de fuerzas naturales y, por tanto, se encuentra en una relación “superior” (o “sobrenatural”) con la naturaleza. Otras religiones ven las energías naturales como instrumentos que Dios o los dioses u otras fuerzas espirituales utilizan para comunicarse con la vida humana y no humana.

Las personas también experimentan una relación entre la energía natural y la espiritualidad de manera personal. Algunas personas sienten una energía espiritual dentro de sus propios entusiasmos, motivaciones, conciencia o, incluso, los sueños que guían sus vida. En el capítulo de Biodiversidad, por ejemplo, vimos como el pueblo Mirrar de Australia identifica sus sueños y visiones de vigilia como fuentes internas de energía espiritual. Muchas religiones del mundo llaman a la fuente de esta energía espiritual encarnada un “alma".

Energía natural y espiritual en las religiones del mundo

Representación del dios Sol Egipcio Ra, con un disco solar apoyado sobre una cabeza de halcón, en la tumba de Nefertari (1298-1235 a.C.). 1

El Sol es una fuente esencial de energía para los procesos que dan vida a nuestro planeta. Desde tiempos inmemoriales, los seres humanos han reconocido esta conexión entre el Sol y la vida. Por tanto, no es sorprendente que la adoración al Sol haya sido una característica común de la vida espiritual en muchas culturas humanas. Los antiguos egipcios honraban a un dios del Sol llamado Ra. Los templos egipcios se construyeron con aberturas en la parte superior para que los rayos sagrados del Sol pudieran caer sobre el altar ritual y proporcionar energía espiritual para las oraciones y los sacrificios realizados allí.

El dios del Sol griego Helios en su carroza. En el templo de Atenea (siglo 4 a.C.).1

Los antiguos griegos también honraban a un dios del Sol, llamado Helios. En su poesía, Homero (siglo VIII, a.C.) describió cómo Helios comenzó y terminó cada día conduciendo un carro de cuatro sementales alados a través del cielo.

Mirar en detalle

Mira esta dramatización de la Danza del Sol de la India y conoce más sobre su significado en el sitio web de Sun Dance website.

Para muchos pueblos indígenas del hemisferio norte, los rituales relacionados con la adoración al Sol se realizan tradicionalmente en junio, en el momento del solsticio de verano (el día más largo del año en el hemisferio norte). Los iroqueses y los sioux, pueblos nativos americanos, en particular, reconocen al Sol como una fuerza que da vida. Cada año, los miembros de estas naciones realizan la Danza del Sol, que restablece el vínculo entre ellos, la Tierra, el Sol y las energías de la nueva estación de crecimiento.

Algunos de los rituales del festival hindú de cuatro días de duración de Chhath Puja, son bastante rigurosos. Incluyen el ayuno y permanecer de pie dentro del agua durante largos períodos de tiempo mientras ofrecen oraciones a la puesta del Sol.1

Hoy en día, muchas personas hindúes continúan la antigua práctica de adorar la puesta del Sol. En el festival anual de Chhath Puja, los hindúes rezan al Sol, pidiendo curación, progreso y prosperidad en sus vidas.

Posiblemente la conexión más elaborada entre energía y espiritualidad se presenta en el taoísmo chino, tradición religiosa que vimos por primera vez en el capítulo de Biodiversidad. Los taoístas creen que la energía espiritual o Qi fluye a través de toda la naturaleza. Hay dos formas de expresar Qi: el modo Yin que almacena Qi y el modo Yang que libera Qi.

Este es el antiguo símbolo taoísta de Yin y el Yang. El símbolo exhibe un patrón giratorio de fuerzas opuestas, aunque equilibradas y entremezcladas, que constituyen la energía universal Qi.1

El equilibrio adecuado entre la fuerza de almacenamiento “negativa” de Yin y la fuerza de liberación “positiva” de Yang garantiza que una energía Qi saludable fluya a través de todo, desde un órgano del cuerpo humano hasta la nieve en la cima de una montaña. Para los taoístas, la energía de la naturaleza no se mueve en una secuencia de causa y efecto (como se entiende en la ciencia moderna), ni existe aparte de la energía espiritual. Más bien, toda la energía es a la vez natural y espiritual y fluye en un patrón circular modulado por la interacción de Yin y Yang.

La Torah judía y la Biblia cristiana contienen muchas historias de Dios que aparecen a los seres humanos en diversas formas de energía. Por ejemplo, cuando el hombre inocente, Job, pregunta por qué Dios le permitió sufrir, Dios le responde “desde un torbellino” (Job 38: 1). Cuando Dios llama a Moisés a sacar al pueblo judío de la esclavitud, Dios le habla a través de “la zarza ardiente” (Éxodo 3: 1-6). Cincuenta días después de la muerte y resurrección de Jesús,

… estaban todos reunidos. De repente vino del cielo un ruido, como de viento huracanado, que llenó toda la casa donde se alojaban. Aparecieron lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espiritu Santo…

En su pintura de “Pentecostés” de 1732, Jean II Restout representó a Dios en el viento y en las lenguas de fuego.1

En todos estos casos, Dios no es idéntico a las energías de la naturaleza, sino que utiliza estas energías como una forma de comunicarse con los seres humanos.

Hoy en día, muchos cristianos todavía encuentran signos de Dios en los patrones y procesos de la naturaleza. Recuerda las leyendas de los isleños de la isla “El Hierro” del estudio de caso al inicio de este capítulo. Los isleños creen que su venerado retrato de la Virgen de los Reyes llegó a El Hierro cuando los marineros fueron llevados a las orillas de la isla por un viento milagroso y luego pudieron reemprender su viaje.

Personas inspiradas

Otros importantes ejemplos contemporáneos que ven a Dios en la energía de la naturaleza vienen del Reverendo Martin Luther King, Jr. y el Papa Francisco. En los días más oscuros de la violencia racial en Estados Unidos, el Dr. King mantuvo su fe en que una relación de amor y justicia finalmente triunfaría entre las razas. Esta fe estaba arraigada en su creencia de que el Dios creador implantó una energía de amor y justicia en la estructura misma del universo. Esta energía, dijo King, nos revela

... algo básico sobre el universo. Esto nos dice algo sobre el núcleo y el latido del corazón del cosmos. Nos recuerda que el universo está del lado de la justicia.1

Del mismo modo, el Papa Francisco mira el universo y ve un “orden de amor”. En su encíclica Laudato Si?, Francisco dice que “el amor de Dios es la fuerza fundamental en todas las cosas creadas”.2

Preguntas para considerar

Martin Luther King, Jr. creía que la energía que dedicamos a mejorar el mundo corresponde a la energía del universo.

Por el contrario, el famoso filósofo Albert Camus (1913-1960) creía que la energía del universo es indiferente a las esperanzas y los sueños que energizan la vida humana. Citó el mito griego de Sísifo para hacer su observación. En el mito, Sísifo es castigado por sus engaños continuo por parte de los dioses, quienes lo condenan a repetir para siempre la tarea sin sentido de empujar una roca escalando una montaña, sólo para verla caer de nuevo. Según Camus, la tarea de Sísifo refleja la experiencia de la vida humana: una sucesión de esfuerzos a los que dedicamos nuestra energía vital, pero que no tienen sentido desde la perspectiva del universo.

  • ¿Ves una relación entre el significado de tu vida y los procesos del mundo natural? ¿Es tu visión similar a la filosofía de Camus? ¿De King? ¿De algún otro pensador?
  • ¿Cómo afectan las perspectivas en conflicto de Camus y King la forma en que piensas acerca de la relación de los seres humanos con el universo? ¿Crees que tiene un impacto diferente si una persona está de acuerdo con Camus o King? Si es así, ¿cómo? Si no es el caso, ¿por qué no?

Lee una versión resumida del Mito de Sísifo de Camus y explora las preguntas interesantes al final.

Vida Humana, Energía y Espiritualidad

Ronald Rohlheiser, sacerdote católico de la orden de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, describe la espiritualidad de esta manera: “La espiritualidad concierne a lo que hacemos con nuestro deseo... con el fuego dentro de nosotros. Por tanto, dice Rohlheiser, “lo opuesto a ser espiritual no es una persona que rechaza la idea de Dios”; más bien, “lo opuesto a ser espiritual es no tener energía... haber perdido todo entusiasmo por vivir.3

Cuando sentimos que nuestras vidas tienen un significado, que podemos contribuir positivamente al mundo y que podemos construir algo verdadero y duradero, entonces estamos experimentando esa energía espiritual de la manera en que Rohlheiser lo describe. Es esta energía la que nos motiva a los autores de Sanando la Tierra. Es un tipo de energía que no es detectable por un voltímetro, pero es tan real como la energía natural del Sol. Es la energía del espíritu humano.

Al igual que la energía solar, el poder humano dirigido hacia el bienestar de los seres humanos y de la Tierra debe ser alimentado y guiado. Es por esto que los grandes maestros espirituales de las religiones del mundo siempre han proporcionado instrucciones, como los Ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, para el crecimiento de nuestro espíritu interior. Como afirma Rohlheiser:

... si hacemos cosas que nos mantienen energizados e integrados... tendremos una espiritualidad sana... si nuestro anhelo nos lleva a acciones que endurecen nuestras entrañas o nos hacen desmoronarnos... entonces tendremos una espiritualidad enfermiza.4

Personas inspiradas

Vimos un ejemplo de esta espiritualidad vigorosa en el estudio de caso de la isla “El Hierro”. Miles de personas se unieron para hacer realidad su sueño de una isla libre de dependencia de energía no renovable. A través de la persistencia y el trabajo duro, su sueño se hizo realidad. El gran activista hindú y maestro espiritual Mohandas Gandhi llamó a esta clase de energía positiva grupal como “fuerza del alma”. Con ello, llevó a los indios a independizarse del dominio colonial británico en 1947.

David Ben-Gurion, el fundador del Estado de Israel y su primer Gran Ministro, dijo una vez:

La energía contenida en la naturaleza, en la Tierra y sus aguas, en el átomo, en la luz del Sol, no nos servirá si no activamos la energía vital más preciosa, la energía moral-espiritual inherente en la pausa interior de nuestro ser; en el alma misteriosa, intransigente, insondable y divinamente inspirada.5

Las representaciones de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo sentados en un “Trono de gracia” son comunes en el arte cristiano. En este fresco del siglo XVIII de Luca Rossetti, la Santísima Trinidad se encuentra dentro de un aura de energía divina. Dios Padre está concediendo esa gracia energizante a la persona con los brazos abiertos en la parte inferior izquierda.1

Como se mencionamos anteriormente en esta sección, muchas tradiciones religiosas se refieren a la energía espiritual invisible dentro de los seres humanos como el “alma”. Cada religión tiene una forma distinta de hablar sobre el alma, como la nefesh judía, el atman hindú o el ruh musulmán. En la tradición cristiana, el alma puede recibir la "gracia" de Dios, una energía espiritual que ayuda a los seres humanos a realizar las acciones de amor y justicia.

Rohlheiser nos dice que es nuestra espiritualidad la que da forma a nuestras acciones. ¿Qué tipo de acciones para la energía disponible y limpia podemos apoyar con una espiritualidad ambiental? En la siguiente sección de este capítulo observamos las acciones energéticas que se hacen en todo el mundo y te invitamos a pensar en las acciones que puedes realizar en tu propio hogar, escuela y comunidad.

Preguntas para considerar

Cuando escuchas la frase “espíritu humano”, ¿qué te viene a la mente? ¿Cómo se compara tu idea con la idea de Ronald Rohlheiser sobre la espiritualidad como “lo que hacemos con nuestro deseo”?

¿Alguna vez has conocido a alguien que describirías como una persona con un espíritu humano positivo? Si es así, ¿cómo se muestra el espíritu humano positivo de esa persona? ¿Dirías que el espíritu positivo de esa persona es un tipo de energía? Si es así, ¿cómo compararías esta energía espiritual con la energía en el mundo natural?

 

  • 1.

    1. Martin Luther King, Jr., I Have a Dream: Writings and Speeches that Changed the World (San Francisco, CA: Harper Collins, 1992), p. 23.

  • 2.
  • 3.

    3. Ronald Rolheiser, The Holy Longing (New York: Doubleday, 1999), p. 11.

  • 4.

    4. Ronald Rolheiser, The Holy Longing (New York: Doubleday, 1999), p. 14.

  • 5.

    5. Nathan Levy, Sharing Eden (Markfield, England: Kube Publishing, 2013), p. 40.