Definición y detección del cambio climático

Versión para impresiónVersión PDF

Para proporcionar pruebas confiables de la existencia del cambio climático, la comunidad científica del mundo ha desarrollado métodos sofisticados para la medición de los cambios en la temperatura atmosférica de la Tierra, los patrones de precipitación y la frecuencia e intensidad de las principales tormentas. Para comprender estos métodos, debemos intentar una definición clara del cambio climático.

Personas Inspiradas

Hansen [photo]

James E. Hansen es uno de los principales científicos del clima en el mundo. En 1988 fue uno de los primeros científicos en informar que los gases de efecto invernadero producidos por el hombre estaban calentando el planeta. Después de trabajar 46 años en la U.S. National Aviation and Space Administration (NASA), se retiró en 2013 para convertirse en un defensor de tiempo completo de una mayor conciencia pública sobre el cambio climático global.1

Definiendo el cambio climático

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) es un grupo colaborativo de miles de los mejores científicos del clima del mundo de 195 países diferentes. En 1988, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) pidieron a estos científicos que estudiaran y revisaran los datos climáticos y los modelos climáticos diseñados para describir las interacciones complejas de las propiedades físicas de nuestro clima bajo diferentes concentraciones de GEI.

El objetivo del estudio solicitado en 1988 era diseñar modelos del cambio climático que reflejen con precisión los cambios reales en nuestro clima para que estos modelos se puedan utilizar para predecir cambios futuros del clima de la Tierra bajo diferentes concentraciones de GEI. Desde el primer informe realizado en 1990, el IPCC ha elaborado informes completos sobre el cambio climático aproximadamente cada cinco años. Estos informes son utilizados por el gobierno y los líderes de las Naciones Unidas para desarrollar políticas que abordan el cambio climático. Por ejemplo, un informe especial de 2018 para los decisores políticos destaca los escenarios posibles si el calentamiento global alcanza el nivel previsto de 1.5°C en 2030-2052. Mira este informe y conoce el diseño de la portada de una amiga de Sanando la Tierra, Alisa Singer. Puedes explorar el sitio web del IPCCy acceder a todos los informes.

Mirando hacia el futuro

En la próxima sección sobre Cambio Climático Global y Ética veremos que la atmósfera no es sólo una propiedad natural y común de la Tierra, sino también un bien común moral, que todos los seres humanos deberían disfrutar.

El IPCC define el cambio climático como “un cambio en el estado del clima que puede ser identificado por los cambios en la media y/o la variabilidad de sus propiedades, y que persiste durante un período prolongado, normalmente décadas o más". Sanando la Tierra utiliza esta definición para definir el cambio climático.

El clima de una región se caracteriza tanto por el promedio como por los valores extremos en sus condiciones climáticas, incluyendo la temperatura y las precipitaciones. Por ejemplo, la evidencia del cambio climático se puede identificar claramente en la tendencia del aumento de las temperaturas durante decenas de miles de años y en el aumento de la intensidad y la frecuencia de tormentas severas. Estos cambios son muy diferentes de las variaciones normales del día a día en el clima.

Detectando el cambio climático

Las observaciones científicas a escala global del sistema climático de la Tierra (incluyendo las mediciones de temperatura, la precipitación y otros parámetros) comenzaron a mediados del siglo XX. La técnicas modernas de observación incluyen mediciones directas en el suelo y mediciones de teledetección desde satélites (ver Figura 5).

Figura 5. Métodos científicos utilizados para detectar los cambios climáticos: a. y b. Estaciones meteorológicas en la azotea; c. Instrumentos unidos a globos aerostáticos que se elevan en el aire y descienden, realizando mediciones durante el vuelo; d. Fotografías satelitales y mediciones de tormentas; e.-i. Colección de núcleos de hielo para el análisis del paleoclima de burbujas de aire atrapadas y j. Análisis de los anillos de los árboles.1

Por ejemplo, los climas antiguos (paleoclimas) pueden ser reconstruidos desde hace cientos de miles, de años estudiando los gases atmosféricos que han quedado atrapados en las burbujas del núcleo de hielo y examinando los cambios en la deposición de los sedimentos del fondo marinos. Los climas más recientes pueden ser reconstruidos evaluando los anillos de crecimiento de los árboles. Estos y otros métodos de detección confiables proporcionan una visión integral de los cambios en nuestro clima a través del tiempo. La temperatura de nuestro planeta ha experimentado ciclos predecibles de calentamiento y enfriamiento a lo largo de su historia. Estos ciclos han sido identificados con una duración de 100 000 años cada uno.

Figura 6. Registro de temperatura y el dióxido de carbono del núcleo de hielo Vostok durante los últimos 800 000 años. La escala de temperatura es para el calentamiento y enfriamiento en la Antártida y se reconstruye a partir del análisis de isótopos estables en burbujas de aire atrapadas en el núcleo cuando esta parte del núcleo de hielo se congeló. 1

  • 1.

    International Geosphere-Biosphere Programme. Modified from Loulergue et al. (2008) and Lüthi et al. (2008).

El estudio del núcleo de hielo Vostok demuestra que estos ciclos de calentamiento y enfriamiento planetario están altamente correlacionados con los niveles de dióxido de carbono (CO2) y el metano (CH4) en la atmósfera (Figura 6). Observa la estrecha relación entre el CO2, el CH4, y la temperatura.

Mirando hacia el futuro

Más adelante en este capítulo, veremos cómo medir nuestra “huella de carbono”. Desde un punto de vista ético, ésta es una medida para onocer qué tan moderados somos en el uso de combustibles fósiles.

Se cree que los ciclos glaciales (ciclos de enfriamiento planetario) se inician por cambios en la órbita de la Tierra alrededor del Sol y luego se amplifican por las concentraciones de dióxido de carbono y de metano en la atmósfera a través del efecto invernadero. Sin embargo, las variaciones en el clima global y los aumentos de dióxido de carbono y metano desde mediados del siglo XVIII han superado ampliamente los rangos extremos de estos ciclos naturales. Las grandes flechas verdes y rojas en el cuadrante superior derecho de la Figura 6 muestran los niveles actuales de dióxido de carbono y metano, respectivamente, que están provocando el clima extremo que el planeta está experimentando en la actualidad. También se pueden ver los aumentos actuales mirando de nuevo la Figura 4, que ofrece una visión más detallada del aumento de los gases de efecto invernadero en los últimos 2.000 años.

El IPCC comentó sobre este fenómeno en 2013, diciendo: “El calentamiento del sistema climático es inequívoco y, desde la década de 1950, muchos de los cambios actuales observados no tienen precedentes en comparación con las variaciones a lo largo de los milenios. La atmósfera y los océanos se han calentado, las cantidades de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar ha aumentado y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado”. Es importante recordar que sólo estamos en el comienzo de una tendencia de clima cambiante.