Somos homo sapiens, la especies homínidas que ha habitado este planeta durante aproximadamente 180.000 años. Como todas las otras formas de vida, debemos encontrar, asegurar y consumir alimentos y agua todos los días de nuestras vidas. Durante el 95% del tiempo que los humanos hemos estado en la Tierra, cazar y recolectar alimentos fue la técnica principal para asegurar el sustento. La caza y la recolección exigían un estilo de vida nómada que permitiera a los humanos seguir a los rebaños de animales y aprovechar los ciclos de vida estacionales de las plantas comestibles. 

Mirar en detalle

closer_look

Conoce más sobre el surgimiento histórico y el desarrollo de la agricultura en este artículo de Oregon State University.

Las excepciones a esta forma de vida nómada fueron los grupos humanos más estacionarios que tenían una dieta a base de pescado. Con una fuente de alimento constante en un lugar, las personas podían quedarse y desarrollar sus culturas en las proximidades de los ríos, lagos y océanos que contenían su fuente de sustento.

El comienzo de la agricultura se dio en la transición gradual de personas nómadas que cazaban animales y recolectaban plantas en personas sedentarias que plantaban, cosechaban y cuidaban plantas y animales en un solo lugar. Al hacer que el cultivo de las cosechas y la domesticación de los animales fueran la principal fuente de sustento, los humanos se fueron distanciando de las redes alimenticias silvestres de sus antepasados. Los arqueólogos creen que este estilo de vida agrícola estacionario surgió de forma independiente en al menos 11 regiones del mundo.

Domesticación de plantas y animales

Map of Mesopotamia and Persia in the
Figura 12. La Media Luna Fértil incluye el rico suelo que se encuentra en la llanura de inundación de los ríos Nilo, Éufrates y Tigris de Egipto, Mesopotamia y Persia. 2

La domesticación de plantas más antigua conocida se produjo hace unos 11 500 años en la Media Luna Fértil, que ahora es Irán (Figura 12). Otros lugares de domesticación temprana de plantas y animales fueron el norte y sur de China, Nueva Guinea, India, la región del Sahel en África y varias partes de las Américascación temprana de plantas y animales fueron el norte y sur de China, Nueva Guinea, India, la región del Sahel de África y varias partes de las Américas.

Muchas de las primeras plantas domesticadas incluían especies que todavía se cultivan en todo el mundo hoy en día, como trigo, cebada, avena, arroz, lentejas, frijoles, calabaza y maíz. En cada caso de domesticación de plantas, los humanos tomaron semillas de plantas que crecían silvestres y las plantaron en áreas concentradas. Con el tiempo, estos primeros agricultores observaron los beneficios de seleccionar semillas de las plantas individuales más productivas para futuras plantaciones. Este proceso de selección artificial tenía muchas similitudes con el proceso de selección natural explicado en el capítulo de biodiversidad.

A medida que las culturas humanas locales se convirtieron en grandes civilizaciones y la gente comenzó a viajar largas distancias, se comercializaron semillas y raíces de cultivos regionales, lo que condujo al cultivo de plantas no nativas en partes del mundo que tenían un clima y tipos de suelo similares a los de la tierra nativa de la planta. (Figura 13).

Map of the world showing crop origins.
Figura 13. Principales especies de cultivos y la ubicación de sus regiones de origen nativo. 3

La evidencia más temprana de domesticación de animales con fines alimenticios es la de las ovejas en Asia occidental hace unos 10.500 años. Esto fue seguido por la domesticación de cabras y cerdos en la misma región. El ganado fue domesticado en África oriental hace unos 9.000 años y los pollos fueron domesticados en Asia hace unos 8.000 años. Cuando los humanos se dispersaron de un lugar a otro, sus animales domésticos fueron con ellos.

El desarrollo de las sociedades agrícolas implicaba éxitos y retrocesos. Las aldeas agrícolas asentadas, aparentemente exitosas, experimentaron invariablemente retrocesos involuntarios, como nuevas enfermedades humanas, nuevas enfermedades relacionadas con cosechas, nuevos ciclos de abundancia y hambruna, y tensiones sociales sobre la nueva división agrícola del trabajo. De hecho, la evidencia arqueológica, antropológica e histórica muestra que el promedio de nutrición y salud de los humanos que vivían en las primeras sociedades agrícolas era inferior al de sus predecesores cazadores-recolectores. 1 A pesar de esto, la disponibilidad casi constante de alimentos en las sociedades agrícolas dio lugar a un mayor número y densidad de población humana.

La revolución verde

Se puede rastrear una tendencia hacia una intensificación creciente y una mayor manipulación del cultivo de alimentos y la domesticación de animales desde estas comunidades agrícolas tempranas hasta nuestros días. Un pico notable en este desarrollo ocurrió a mediados del siglo XX con la llamada “Revolución Verde”. Esta revolución se refiere al período comprendido entre la década de 1940 y finales de la década de 1960, cuando el mundo experimentó un gran aumento en la producción de cultivos, especialmente en los países en desarrollo. Estos aumentos se lograron utilizando nuevas variedades de cultivos de alto rendimiento, nuevas herramientas y máquinas altamente mecanizadas, nuevas técnicas de riego y nuevos avances tecnológicos en pesticidas, químicos, insecticidas y herbicidas.

Norman Borlaug se identifica como la figura clave en la realización de la Revolución Verde. Borlaug trabajó como guardabosques antes de obtener un doctorado en genética y patología de las plantas y desempeñó un papel influyente en la promoción de una metodología denominada la hipótesis de Borlaug afirma que si se aumenta el rendimiento de los cultivos en las tierras ya cultivadas, se mejorará el crecimiento de la seguridad alimentaria mundial sin provocar un aumento de la deforestación del planeta.

El trabajo de Borlaug fue fundamental para el desarrollo de variedades de trigo, maíz y arroz de alto rendimiento y resistentes a las enfermedades. Estas variedades de alto rendimiento se crearon utilizando un método científicamente informado para crear cepas hibridas de cultivos donde cada cepa parental tenía diferentes rasgos deseables. La disponibilidad y utilización de estas variedades dependía del desarrollo e intensificación del uso de pesticidas químicos y fertilizantes; el aumento de la mecanización de la siembra, cosecha y procesamiento de cultivos y una infraestructura de riego intensificada. El resultado fue un notable aumento en el rendimiento del cultivo.

Mirar en detalle

closer_look

Lee este archivo del New York Times de 1971 que analiza la defensa de Borlaug a favor del uso de pesticidas como método de aumentar la producción de alimentos.

Hoy, la mayor disponibilidad de alimentos en todo el mundo a través del sistema alimentario industrial ha ayudado a que el suministro de alimentos mantenga un mejor ritmo de crecimiento demográfico que en el pasado. Sin embargo, desde la perspectiva de la ciencia ambiental, hay algunas consecuencias negativas no intencionadas para este sistema.

Borlaug esperaba que al mejorar el rendimiento de los cultivos, la deforestación podría reducirse. Pero, como se señaló anteriormente, el mayor uso de fertilizantes químicos y pesticidas y la mayor escala de mecanización y riego movilizados junto con los cultivos híbridos han aumentado la deforestación global. Desde la Revolución Verde, se han talado más bosques; se han drenado más pantanos y humedales; se han degradado más hábitats animales; se han extinguido más especies de plantas e insectos y se ha eliminado a más indígenas y pequeños agricultores locales de sus tierras que en cualquier período de la historia registrada.

Desarrollos paralelos en tecnología pesquera

El desarrollo moderno de las técnicas de pesca ha sido similar al de la Revolución Verde de la agricultura. Durante la mayor parte de su existencia, la pesca se llevó a cabo a pequeña escala dentro de los ecosistemas acuáticos naturales. Los botes pesqueros dependían de la energía humana o eólica, y las modestas redes y líneas se transportaban a mano.

Three photos. One that shows a net, one that shows the net trawling fish, and another of the boat that uses these types of nets to catch fish.
Figura 14. Pesca de arrastre. 4


Para el siglo XVIII, las flotas europeas de pesca y caza de ballenas se habían desarrollado, comenzando una industria pesquera que entraría en casi todos los océanos de la Tierra. Los barcos de pesca a vapor alimentados por carbón se introdujeron en la década de 1870. Estas embarcaciones mucho más grandes y fuertes arrastraron redes expansivas sobre muchas millas de agua, en lugar de colocarlas en una ubicación fija (Figura 14). La energía de vapor finalmente fue reemplazada por energía diésel y gasolina, lo que permitió a los barcos ampliar sus rangos de pesca y hacer más viajes en un período determinado. Con las mejoras en la tecnología de navegación marina y el sonar realizadas durante la Segunda Guerra Mundial, los barcos de pesca podrían ya trasladarse a zonas de pesca aún más remotas. Hoy en día, los barcos de arrastre más grandes pueden utilizar más de 10.000 caballos de fuerza y jalar enormes redes de pesca con pesadas ruedas de goma que se arrastran sobre el fondo del océano.

La actividad pesquera a escala industrial cubre más de 55% de los océanos del mundo. Un informe de 2016 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que casi 90% de las poblaciones mundiales de peces están totalmente pescadas o sobrepescadas.

Preguntas para considerar

  • ¿Por qué piensas que algunos animales pueden ser domesticados y otros no?
  • Norman Borlaug se sintió motivado para desarrollar cepas de semillas híbridas con el fin de aumentar el rendimiento de los cultivos y así reducir la necesidad de una mayor deforestación del planeta. La hibridación ha aumentado el rendimiento del cultivo, pero no ha impedido la deforestación. ¿Por qué crees que no se ha logrado el objetivo de Borlaug de prevenir la deforestación?