La ciencia nos ayuda a conocer las propiedades y la función del agua en el mundo natural. La ética nos ayuda a decidir cómo preservar, proteger y distribuir los recursos hídricos de la Tierra. La espiritualidad nos ayuda a identificar nuestras principales convicciones sobre el significado y el valor del agua.

man climbing glacier
El cineasta James Balog tiene una convicción central sobre el valor del agua y actúa en consecuencia. Para concientizar sobre el efecto del cambio climático global en el agua, Balog filma los glaciares en retroceso del mundo, a menudo con gran riesgo personal. Mira el tráiler de su película Chasing Ice 1

Si realmente sostenemos que el agua tiene un valor intrínseco, se demostrará en cómo actuamos; nuestras acciones expresarán una espiritualidad de respeto por los recursos hídricos de la Tierra. Por el contrario, si actuamos rutinariamente de maneras que abusan del agua, mostraremos un espíritu interior que carece de respeto por el agua, independientemente de lo que podamos decir acerca de su valor. Prestar atención a cómo actuamos nos pone en contacto con nuestra espiritualidad operativa; una mayor conciencia de nuestro espíritu interior nos ayuda a identificar las fortalezas de nuestras verdaderas convicciones.

Además de identificar nuestras principales convicciones, la toma de conciencia de la espiritualidad humana nos abre a una apreciación más profunda de la amplia gama de significados espirituales que otras personas y culturas han dado al mundo natural. Esto es un recurso valioso para nuestra propia reflexión sobre el significado del mundo natural y nuestro lugar en él.

Esto es especialmente cierto en el caso del agua, una característica del mundo natural que ha sido una pieza central del simbolismo espiritual y ritual religioso en las comunidades humanas durante miles de años. Con notable regularidad en las culturas humanas, el agua se ha utilizado para comunicar el valor sagrado de la vida, la dimensión espiritual de la purificación, la protección y la curación, y el profundo significado del sufrimiento y la redención en la vida humana.

Esta sección comienza con ejemplos escogidos del uso del agua en las religiones del mundo y después regresa a la pregunta de nuestra propia comprensión espiritual del agua con especial atención en la tradición cristiana. En este enfoque seguimos las preguntas de espiritualidad planteadas en el estudio de caso del río Ganges al inicio de este capítulo:

  • ¿Cómo han abordado los seres humanos la naturaleza y el significado del agua desde una perspectiva espiritual?
  • ¿De qué manera las religiones del mundo han utilizado el agua en oraciones u rituales?

Agua como símbolo y ritual

Los seres humanos siempre han estado maravillados con el agua. Su movimiento, sus formas, sus colores, su poder. Todas estas características llaman nuestra atención, nos fascinan y, a veces, nos hechizan. Podemos mirar fijamente un arroyo corriente o sus ondulaciones superponerse, las olas formadas por el viento y entrar en un estado de ánimo de asombro y calma. Las propiedades físicas del agua que analizamos en la sección de Ciencias –especialmente la fluidez, la solvencia y el ciclo hidrológico– dan al agua las características que evocan nuestro asombro. También explican por qué la humanidad ha empleado muy a menudo el agua como símbolo sagrado.

Símbolo de vida

Persona inspiradora

Tangiora photo

Pauline Tangiora es una anciana maorí de Nueva Zelanda y líder mundial en espiritualidad ambiental. Escucha sus comentarios sobre el agua en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992.

Los seres humanos a menudo han tomado la calidad refrescante y fluida del agua como símbolo del poder de la vida misma. Muchos pueblos indígenas han entendido el agua de esta manera durante miles de años. Algunas de las músicas sagradas más bellas entre las tribus indígenas de América del Norte celebran el poder vivificante del agua. Escucha a Ronald Roybal, un indio de la tribu Pueblo, celebrar este espíritu en su presentación de Where the Water Cuts Through en la flauta nativa americana. Al igual que los indios Pueblo, el pueblo Navajo (Diné) del suroeste de Estados Unidos considera el agua como el centro sagrado de la vida, “el corazón de todo lo que es”.

Mosaico cristiano del siglo XII que representa a Dios invocando la vida de las aguas, Catedral de Monreale en Sicilia. 2

En la historia de la creación de la Torá judía y la Biblia cristiana, el espíritu de Dios se movió por primera vez “sobre la superficie de las aguas” y Dios dijo “Llénense las aguas de multitud de vivientes” (Génesis 1:2, 20). En el Islam, el agua es el origen de toda la vida en la Tierra. El Corán dice que el agua es la sustancia a partir de la cual Dios creó al ser humano (25:54). En la creación, incluso, el trono de Dios “estaba sobre el agua” (11:7).

Símbolo de purificación, protección y curación

ablution in Islam
Purificación espiritual a través de la ablución en el Islam. 3

Vimos en el estudio de caso del Río Ganges, al comienzo de este capítulo, que los hindúes en la India consideran que el Río Ganges es una encarnación de la diosa Ganga. Esto hace que el Río Ganges sea un símbolo de vida y un lugar donde se pueden lavar las impurezas espirituales, acercándose así a la fuente sagrada de la vida.

Holy water font
Los católicos romanos usan el agua bendita para la protección espiritual. 4

De manera similar, la antigua tradición judía llama a las personas en ocasiones especiales a limpiar sus cuerpos espiritualmente por la inmersión en un baño de “mikveh”. Para los musulmanes, la ablución con el agua o wudu es una preparación obligatoria para oración diaria. El profeta Mahoma dice en el Corán: “¡Oh, ustedes que creen! Cuando te levantes para la oración, lava tu cara y las manos hasta los codos, y limpia tu cabeza y tus pies hasta los tobillos” (5:6). Estos son sólo algunos ejemplos del uso del agua para la purificación espiritual en las religiones del mundo. Al igual que con la fluidez, los seres humanos han encontrado en la solvencia del agua un poder de limpieza que va más allá del cuerpo físico.

Persona inspiradora

Bartholomew

Bartolomé I es el arzobispo de Constantinopla, líder espiritual de los 300 millones de cristianos ortodoxos del mundo. Bartolomé es conocido mundialmente como el “Patriarca Verde” por su compromiso con la sustentabilidad ambiental. 5

El agua también se ha asociado con la protección espiritual en muchas de las religiones del mundo. En el cristianismo católico romano, por ejemplo, el agua puede ser bendecida ritualmente y servir como un símbolo espiritual de la protección de Dios sobre una persona o grupo tocado por esta agua bendita. Simbolizando la purificación y la protección, los católicos a menudo sumergen los dedos de su mano derecha en un fuente de agua bendita y hacen una señal de la Cruz cuando entran (purificación) y dejan (protección) una iglesia. Muchos cristianos cristianos ortodoxos orientales también beben una pequeña cantidad de agua bendita al decir sus oraciones matutinas o ponen un poco de agua bendita en sus alimentos mientras los cocinan.

Las prácticas de curación sagrada en la mayoría de las religiones del mundo también involucran el agua. Durante siglos, los cristianos ortodoxos orientales han identificado ciertos manantiales de agua que poseen poder curativo. Uno de los manantiales más renombrados se encuentra en la Iglesia de Santa María de la Primavera en Estambul, Turquía. Aquí, en el año 450 d.C., el futuro emperador bizantino Leo I se encontró con un ciego sediento cerca de un bosque. Mientras buscaba agua para darle al hombre, Leo escuchó una voz decir: “Leo, ve al bosque, toma el agua que encontrarás y dásela al hombre sediento. A continuación, toma barro y ponlo en los ojos del hombre ciego. Después, construye un templo aquí para que todos los que acudan encuentren respuestas a sus peticiones”. Leo hizo lo que le ordenaron y el ciego recuperó la vista. Leo erigió una magnífica iglesia en el sitio donde se cree hasta hoy que el agua funciona para curar.

Mirar en detalle

closer_look_video

Para una interesante discusión sobre el proceso de verificación de los milagros de sanación en Lourdes, mira Los 67 milagros de Lourdes.

La tradición más famosa del agua curativa en el catolicismo romano es la de Nuestra Señora de Lourdes en Francia. En una aparición el 25 de febrero de 1858, la Virgen María dijo a Bernadette Soubirous que cavara en el suelo hasta que llegar al agua y luego “bebiera del manantial y se lavara en ella”. Desde esta aparición, muchas personas han afirmado ser curadas por beber o bañarse en el agua del manantial descubierto por Bernardette. Miles de personas acuden cada año a la Gruta de Massabielle en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes y siguen las instrucciones dadas a Bernadette.

Símbolo del movimiento de la separación a la redención

Noah mosaic
Noah returning to dry land. A 12th century Christian mosaic from the Cathedral of Monreale in Sicily. 6

Las tradiciones religiosas también han utilizado el ciclo estacional del agua de las sequías, las inundaciones, la lluvia que da vida y el arcoíris para simbolizar la experiencia humana de pasar de la separación de Dios a la redención. En antigua la Torá y la Biblia cristiana, Dios envió una gran inundación en la época de Noé porque “la tierra estaba llena de violencia” (Génesis 6:11). Dios recompensó la fidelidad de Noé con la tierra seca y un pacto “entre tú y yo y toda criatura viviente”. El arcoíris fue dado como un signo de este pacto (Génesis 9:12-13). Más tarde, los antiguos hebreos nuevamente utilizan el ciclo del agua para simbolizar su experiencia de pasar de la separación a la redención. Las primeras palabras del profeta Elías anuncian una sequía por los pecados de Israel (1 Reyes 17:1). Cuando el pueblo de Israel detiene su idolatría, Dios los bendice con “una gran lluvia” (1 Reyes 18:41-45).

También en el Islam, el agua es un símbolo de las etapas del viaje de la vida. En particular, al final del viaje, los creyentes experimentan en un jardín del paraíso que contiene arroyos frescos y manantiales de agua potable fresca. Como dice el Corán, los creyentes disfrutarán de “ríos de agua no estancada” (47:15) y “una fuente que brota” (88:11-12).  

baptism
El sacramento católico romano del Bautismo. 7

Un ritual religioso del agua que reúne todos estos elementos de la vida, la purificación, la protección, la curación, la separación y la redención es el sacramento católico romano del Bautismo. La palabra sacramento proviene de la palabra latina sacramentum, que significa “un signo de lo sagrado.”

En el sacramento del Bautismo, se vierte agua sobre los cristianos tienen agua vertida sobre ellos o se sumergen en el agua para ser purificados del pecado y admitidos en la comunidad cristiana. En el ritual católico romano, la comunidad ora: “En el Bautismo usamos el regalo del agua, gran símbolo de la gracia que se nos da en este Sacramento. En los albores de la creación, tu Espíritu sopló sobre las aguas, convirtiéndolas en la fuente de toda santidad. Las aguas del gran diluvio fueron una señal de las aguas del Bautismo que terminaron con el pecado y un nuevo comienzo de bondad”. Aquí, nuevamente, el agua es un medio para comunicar la sacralidad de la vida y situar el ciclo inevitable de esa vida dentro de una antigua historia de separación y redención.

Preguntas para considerar

Imagina que estás visitando al pueblo Masái en África Oriental y estás invitado a observar su ritual tradicional de hacer llover. Mira aquí.

  • ¿Qué te dice este ritual sobre la relación del pueblo Masái con el agua?
  • ¿Encuentras este ritual significativo? Si es así ¿por qué? Si no, ¿por qué no?

El agua en la vida espiritual

water running over hands
Los seres humanos necesitan un cambio de corazón para respetar plenamente el regalo sagrado del agua. 8

Aunque el agua ha sido vital para el simbolismo religioso y los rituales a lo largo de la historia humana, muchos miembros de las religiones del mundo no respetan el agua como un recurso natural finito. Muchos de los miembros de las comunidades religiosas y también muchas personas que no profesan ninguna religión necesitan una conversión interna y espiritual para apreciar el valor del agua.

La necesidad de esta conversión, o “cambio de corazón” es un elemento fundamental para el mensaje del documento Jesuita Sanar un Mundo Herido, documento que constituye la base espiritual de Sanando la Tierra. Sanar un Mundo Heridos desafía diciendo que “necesitamos un cambio de corazón”. Tenemos que enfrentar las resistencias internas y dar una mirada de agradecimiento a la creación, dejar que nuestro corazón sea tocado por su realidad herida y hacer un fuerte compromiso personal y comunitario para curarlo”.

Healing a broken world document
Clic aquí para leer Sanar un Mundo Herido.

Podemos ver tres énfasis en esta declaración: gratitud por la creación, reconciliación con la creación herida y acción que sana la creación.

En la tradición religiosa cristiana, un verdadero cambio de corazón hacia el mundo natural manifiesta un profundo sentimiento interno de gratitud hacia Dios por el don de la creación, un don que Dios vio como “muy bueno” (Génesis 1:4, 10, 12, 18, 21, 25). Con la creencia en la bondad fundamental de toda la creación, San Ignacio animó a los cristianos a “encontrar a Dios en todas las cosas”. Y con mayor razón con el agua. Es un regalo de Dios y un lugar para encontrar a Dios.

Sin embargo, los cristianos han abusado del don de Dios de la creación. Esto no sólo hiere a la creación e insulta a Dios, sino que también nos perjudica, ya que todos dependemos de los frutos de la creación para nuestra propia supervivencia. Una verdadera espiritualidad de gratitud provoca el valor necesario para reconciliarse con los heridos. Sanando un Mundo Herido dice que tenemos la “urgente tarea de la reconciliación con la creación”, que también está vinculada a una reconciliación con los pobres, personas cuyas vidas están más afectadas por la crisis del agua. 


Una verdadera espiritualidad de gratitud por el mundo natural debe incluir el reconocimiento de que hemos abusado de la creación y que necesitamos el valor para reconciliarnos con Dios, con los otros y con la creación.

En la tradición religiosa cristiana, la verdadera reconciliación se deriva de una restauración de la relación personal con Dios, con gratitud por el don de la creación. Esta reconciliación proporciona la energía espiritual para imaginar una Tierra sana y actuar de manera que haga realidad lo que imaginamos. Recordarás de la Introducción de Sanando la Tierra, que la Pedagogía Ignaciana nos mueve a través de un proceso de ver científicamente, evaluar éticamente, reflejar espiritualmente y actuar eficazmente. 

Preguntas para considerar

Imagina que estás conversando con San Ignacio de Loyola y te invita a “ver a Dios en todas las cosas.”

  • ¿Qué crees que quiere decir con esto?
  • Si realmente sigues su consejo, ¿qué diferencia crees que esto haría en la manera en que usas el agua?
  • ¿Qué diferencia crees que haría en tu actitud hacia el mundo natural?